22 mar. 2012

Crónica fin de Semana en Torrejón de Ardoz


 "Entendí que tenía que pedirle a Dios como un niño que me diese valentía, como Santa Teresita. Me llenó de mucha paz haber hecho todo por Cristo" Rafael, joven de Torrejón
FIN DE SEMANA DE EVANGELIZACIÓN 
EN TORREJÓN DE ARDOZ

En la parroquia de San Juan Evangelista todo estaba preparado para recibir a los misioneros. El fin de semana comenzaba con mucha expectación, eramos muchos apuntados, en torno a 60 misioneros, llevábamos rezando mucho por este fin de semana y aunque con algo de nervios teníamos la certeza de que Dios estaba contento y sería Él quien lo llevaría adelante. 
Comenzamos la misión, poniéndonos todos ante Jesús, adorando al Santísimo ante un altar custodiado por las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y de Los Santos Niños Justo y Pastor, que nos acompañaron durante toda la misión. 
Los misioneros éramos conscientes de que toda la misión formaba parte de un plan del Cielo, era importante situarnos cuanto antes en esta realidad y entender que era Jesús quien nos había convocado en este fin de semana, a cada uno de nosotros, para que fuésemos sus testigos, y anunciarle. 
Bernard, sacerdote misionero del Verbum Dei 
Kike y Wandrille misioneros de Festival Anuncio













Fuimos muy afortunados de contar con la presencia de amigos de otras realidades de la Iglesia, Las Siervas de María, Verbum Dei, Totus Tuus y Festival anuncio, contar con ellos nos llenó de alegría, todos compartiendo una misma misión. 
Nuestro lugar de oración era "el Cenáculo", una capillita preparada por los jóvenes de San Juan Evangelista especialmente para este fin de semana, ahí todos nos reuniríamos para orar con María y los santos que nos acompañaban con un mismo espíritu. 
"El Cenáculo"
"Cuando El Espíritu Santo venga sobre vosotros recibiréis una fuerza
que os hará ser mis testigos" Hch 1, 8
La mañana del sábado comenzó con un buen desayuno,  las personas de la parroquia se encargaron de preparar todas las comidas para los misioneros, ellos también nos estaban evangelizando con todo el cariño y el esfuerzo que pusieron para que todos nos sintiésemos como en casa y no nos faltase de nada. 
El resto de la mañana la pasamos en "el Cenáculo" aprendiendo y rezando, por la tarde comenzaría la gran misión y era esencial tener un tiempo largo de oración. Belén, misionera del Verbum Dei, se encargó de dar la formación, "Evangelizar es dar la buena noticia, el misionero es el que da la buena noticia, nuestra misión resucita a los muertos, ¡Es de pánico!" nos decía Belén y luego nos dio las indicaciones para tener un rato de oración con La Palabra de Dios.
Eucaristía del sábado en "El Cenáculo"
Con María en "El Cenáculo"

Por la tarde, seguimos en "El Cenáculo", porque antes de salir era necesario pedir El Espíritu Santo. Tuvimos una preciosa oración con La Virgen María, se rezó el Rosario y se fue pidiendo la fuerza del Espíritu Santo personalmente para cada misionero. Curry (Jesús Javier Mora, vicario parroquial de S. Juan Evangelista), que llevaba la oración nos decía, que "estábamos ahí para pedir que El Señor nos ungiese para salir a ayudar a nuestros hermanos" En poco rato se saldría por las casas, y esto produce mucho respeto, incluso a los misioneros más expertos, ¡evangelizar por las casas cuesta mucho!, sólo con la fuerza de Dios seríamos capaces. 

Se formaron 20 grupos de evangelización que se distribuyeron por distintas zonas. Según nos enviaban  salíamos a las calles para llevar a cabo la misión, como nos dijo Curry , "no os paréis, id directamente a las casas a las que se os envía y anunciadles que Dios ha muerto y ha resucitado por ellos, si en la casa os acogen quedaos y si no seguid a la siguiente". Seguramente que todos tuvimos algo de miedo, pero en seguida el miedo se convirtió en alegría, después de la misión volvimos exultantes. De vuelta en "El Cenáculo" le contamos al Señor las maravillas que nos hizo ver, y le dimos gracias con el rezo de las Vísperas todos unidos.
"Ha sido una experiencia maravillosa de que Jesús está contigo. Iba cortado y lo primero que hice fue llamar a la puerta, abrió un señor enfermito y le dije que cogiese una de las palabritas del Evangelio que llevaba, se la leí yo y decía ¿Qué quieres que haga por ti?, entendí que era Jesús que se lo decía a través de mí" Marlon, joven misionero de Torrejón de Ardoz que evangelizaba por vez primera.
Jesús en el Santísimo esperando...


Por la noche la gran misión de Evangelización en el templo principal de la Parroquia, se expuso el Santísimo, y los misioneros fueron enviados de dos en dos a seguir anunciando la buena noticia. Algunos se fueron en coches a la zona de botellón, contaban que aun teniendo bastante experiencia en evangelización al llegar tuvieron "miedo", lo que veían les hacía sentirse totalmente incapaces, realmente experimentaron la fuerza del Espíritu Santo que les impulsó a continuar y vencer este miedo, al final tuvieron encuentros muy interesantes con muchas personas que les acogieron con respeto y les escucharon, incluso en el bar llamado "666". Marta, joven de la parroquia de San Juan Evangelista no decía: "Me ha encantado, el sábado por la noche estuve en el botellón y me chocó que la gente nos escuchase"
Mientras, en la Plaza de Torrejón los mimos y el grupo de músicos actuaron valientemente a pie de calle, cantando a Dios y actuando para Él, mientras las personas iban entrando en la Iglesia, siguiendo el caminito de luces que les llevaba hasta Jesús. 

"El Espíritu Santo fue el que actuó,  no me dio vergüenza dar testimonio del evangelio" Josue, seminarista de Alcalá de Henares.


El fin de semana continuaba, el Domingo lo empezamos muy alegres pero un poco cansados..., en seguida fuimos al "Cenáculo", rezamos Laudes todos juntos y luego Curry nos dio las indicaciones para la mañana de evangelización. El domingo sería una gran fiesta, comenzando con la misa principal de la misión, clave para la evangelización en la parroquia y luego el festival infantil que reuniría a muchas personas en la plaza

Era muy importante que todos fuésemos conscientes de nuestra tarea, todos los misioneros durante toda la mañana estaríamos evangelizando, en todo momento anunciando el amor de Dios, cada uno desde el puesto que le tocase, payaso, mimo, Goofy, Mickey, todos con un mismo objetivo. 


A las 12 comenzó la Eucaristía, la Iglesia llena de niños,¡¡era impresionante!!!!,todos celebrando con Cristo la fiesta de la misión. Aquí se unieron nuevos misioneros, muchos niños de la parroquia salieron a evangelizar a la calle con sus padres y repartían por toda la plaza papelitos con el Kerygma:


¿SABES QUE DIOS TE AMA CON LOCURA?
SÍ, CRISTO HA MUERTO EN LA CRUZ Y RESUCITADO POR TI
PARA QUE TENGAS PAZ Y ALEGRÍA EN TODO LO QUE VIVAS...JESÚS TE ESTÁ ESPERANDO EN LA EUCARISTÍA Y EN LA CONFESIÓN...
¡¡¡VEN Y VERÁS!!!
QUÉ LA VIRGEN MARÍA TE PROTEJA


"Viví de una manera especial el momento en el que me tuve que disfrazar de payaso, para estar con los peques en el castillo que pusieron en la plaza durante el festival infantil. Y la verdad es que hubo un momento en el que pensé: quien me manda meterme en este “fregao”... pero como decía San Pablo: ¡Ay de mi si no evangelizara!" Marisol, de Kerygma 


La calle estaba preparada, todo lleno de personas que se acercaban al festival infantil, el escenario, los músicos, los castillos hinchables, el mago, los payasos... toda la plaza de Torrejón de Ardoz llena de misionero y sobre todo llena de personas que iban a escuchar en sus corazones, en un ambiente de fiesta, que ¡Dios está vivo!  
Después del festival, seguíamos de fiesta, a los misioneros nos esperaba una buenísima comida en el patio de la parroquia todo gracias a la generosidad de los parroquianos que nos obsequiaron con varias paellas y a los jóvenes de la parroquia que prepararon todo con tanto cariño.
Estábamos todos exultantes, muy cansados pero llenos de alegría y con muchas ganas de hablar de todos los encuentros que habíamos tenido en estos dos días de misión. 
Sheila una misionera que venía desde Alcorcón nos decía de su experiencia en la misión: "Jesús, al decirle que sí a venir a la misión, me ha abierto el corazón. No ha sido tanto llegar al corazón de los otros sino llegar a mi. Como a los 72, Jesús quiere abrirme con esta misión al Espíritu Santo. Llegaba con un miedo inmenso y desconfianza"






Para Kike, misionero de festival Anuncio que vino desde Valencia para participar en este fin de semana: "Ver a tantos jóvenes con tantas ganas de participar ha sido un poco como en la JMJ. Estaba el Espíritu Santo y se veía como El Señor trabaja en el corazón de cada joven que volvían radiantes después de la misión."


¡Gracias señor por haber contado con nosotros para anunciar tu reino de amor a las personas!


RECIBIMOS LA FUERZA DEL ESPÍRITU SANTO Y FUIMOS SUS TESTIGOS

"Ha superado mis expectativas. Para la parroquia ha sido precioso ha recordado a toda la parroquia el deber de evangelizar. No podemos quedarnos quietos, hay que anunciar a Jesús" Miguel Ángel Frontera párroco de S. Juan Evangelista



"Al ir, iba llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas" 
(Sal 126, 6)