20 feb. 2013

Crónica evangelización en Cachito de Cielo (Madrid)


CRÓNICA: Evangelización en Cachito de Cielo

Icono de la Virgen de Czestochowa
Hace frío en Madrid este sábado de carnaval. Son las ocho de la tarde, más bien noche, en la esquina de Barquillo y Fernando VI. El capellán de Cachito de Cielo, P. Jesús, con un grupo de gente esperamos la llegada del icono de la Virgen de Czestochowa. Las deSpei Mater charlan con los de Cuarenta días por la Vida, que acaban de integrarse en la asociación. Los jóvenes de Kerygma bromean con los de la Escuela Bíblica ‘San Pablo’. Al fin, un coche con remolque entra en la calle Barquillo. El icono de la Virgen va de pie en el remolque, rodeado de flores y protegido por una gran estructura de metacrilato. Vamos tras él. Se detiene en la esquina de la calle San Lucas y, con él, todo el tráfico. Se oye algún que otro claxon impaciente. Subimos la calle San Lucas portando el icono sobre los hombros, mientras entonamos alegres cantos en honor de la Virgen peregrina. Enfilamos la Travesía de Belén y entramos en Cachito de Cielo. La capilla está abarrotada. Las paredes tiemblan con las voces entusiastas de los creyentes que elevan su alabanza por medio de la Theótokos al Señor de la vida y del amor. El icono se instala en el presbiterio, bajo la imagen de San José. 

P. Jesús durante la Vigilia
El P. Jesús, mirando a la multitud, nos dice que pasemos adelante todos los que podamos y que no nos importe sentarnos en el suelo. Así, con unos apretados en los bancos, otros de pie, algunos sentados en el suelo y muchos asomándose por la puerta de la capilla, comienza nuestra vigilia de oración y evangelización.
M. Margarita, superiora de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada que residen en Cachito de Cielo, nos recuerda el motivo que nos ha reunido.
El P. Jesús ora poniendo palabras a las inquietudes de nuestros corazones: …Tú nos trajiste al autor de la vida… Acordaos de nosotros, Virgen y Madre, para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad, la civilización de la verdad y el amor…Colocan bajo el icono una lámpara de barro con tres llamas que representan a todos aquellos que no se les ha dejado vivir antes de nacer, a aquellos que han perdido la vida violentamente y a todos a los que no se les ha permitido llegar a su fin natural.  Santa María, Madre de la vida, de Jesús, vida del mundo, ayúdanos a ser fecundos en la defensa de los más débiles
    
Cantando y alabando al Señor
Hemos proclamado nuestra fe en el Señor de la vida y del amor, hemos escuchado su Palabra y, con su Madre y como Raquel en Ramá, hemos gritado suplicando que los trigales de la cultura de la misericordia y de la vida ganen terreno a los eriales de la desesperación y de la muerte. Ha llegado el momento de anunciar el Evangelio a nuestros vecinos. La Iglesia llama a algunos de nuestra asamblea y los envía a recorrer las calles y plazas aledañas de Cachito de Cielo con la misión de ser testigos del Evangelio de la vida y la misericordia, sirviendo a la Iglesia en esta noche evangelizadora por la vida. El P. Jesús nos exhorta a orar por estos misioneros que asumen la tarea de evangelizar esta noche y bendice un buen montón de rosarios, que se reparten entre todos. Recibimos la bendición con el Santísimo y los misioneros son enviados: Obedientes al mandato de Cristo y confiados en la gracia del Espíritu, id y anunciad el Evangelio a vuestros hermanos en nombre de la Iglesia. Y salen a la noche para encontrarse con la gente, anunciarles el Evangelio e invitarles a acercarse a esta capilla. Rezamos: Dulce Madre, no te alejes, tu vista de mí no apartes… Y, mientras nos acercamos despacio y con el corazón inflamado, a venerar el icono de la Virgen de Czestochowa, suenan las guitarras y cantan las gargantas de los chicos de Kerygma.

Recibiendo la bendición ante de evangelizar por la calle
Se apagan algunas luces y la capilla queda en penumbra. Unos regresan a sus casas. Otros se sientan y desgranan el rosario recién bendecido o releen las lecturas y oraciones de la vigilia. Hay quien acude al sacerdote para reconocerse pecador ante el Santo y acoger su misericordia en el sacramento. Todos nos sentimos un poco más cerca del trono de Dios y del Cordero después de haber contemplado el rostro de la que es Arca de la Nueva Alianza. Uno de los misioneros entra con una pareja que deja una vela encendida a los pies del icono. Parece que la evangelización de esta noche empieza a dar fruto. Las puertas de Cachito de Cielo permanecen abiertas todas las horas de todos los días del año. Hoy con mayor razón. El icono de la Virgen de Czestochowa permanecerá junto al Pan de Vida, expuesto permanentemente para la adoración, hasta primera hora de la mañana. Esta es una noche para abismarse en la contemplación de la sobreabundancia de vida y amor que rebosa el corazón de la Santa Trinidad, para abandonarse a la acogida cálida y tierna de la Todasanta, para responder al Señor de la vida y de la misericordia: Aquí estoy, mándame.
                                                                                                           
                                                                                                             Rafa Chavarría

Fuente: (Crónica completa)