8 jun. 2015


EVANGELIZACIÓN EN PAMPLONA
 Con la Delegación de Juventud

SÁBADO 13 JUNIO



IGLESIA DE SAN SATURNINO
c/ San Saturnino, 3 · 31001 · Pamplona

 
18:00  ORACIÓN Y FORMACIÓN
(ORATORIO DE SAN FELIPE NERI) https://goo.gl/maps/STSq7
20:30 ADORACIÓN, EXHORTACIÓN Y ENVÍO
(IGLESIA DE SAN SATURNINO)
21:15 EVANGELIZACIÓN POR LAS CALLES
22:30 BENDICIÓN FINAL Y TESTIMONIOS


Pues los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero para los llamados-judíos o griegos-, un Cristo que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. Y si no, fijaos en vuestra asamblea, hermanos: no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; sino que lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar lo poderoso. Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor. A él se debe que vosotros estéis en Cristo Jesús, el cual se ha hecho para nosotros sabiduría de parte de Dios, justicia, santificación y redención. Y así-como está escrito-: el que se gloríe, que se gloríe en el Señor (1 Corintios 1, 22-31).

 Gracias, Señor, por ti mismo, por todo. Gracias por haber muerto en la Cruz por mí, por cada hombre: ¿cómo podremos corresponder a tanto amor? Gracias infinitas por habernos llamado a la existencia; gracias por el regalo inmenso de ser hijos de Dios y por concedernos participar de tu vida y de tu misión. ¡Bendito seas por siempre y por todos, Señor, a ti la gloria! Llénanos de ti, Señor, purifícanos, haz en nosotros y a través de nosotros lo que desees, para que todos los hombres te conozcan de corazón, te amen y se salven, y ninguno se pierda. ¡Gracias, a ti no hay quien te gane en generosidad!

Señor,  tú que nos has dado en la Virgen María el modelo de mujer creyente, concédenos participar de su fe para ser Iglesia viva y evangelizadora.  

Te invitamos a:

- ORAR  y OFRECERTE de corazón por los frutos de la evangelización.

- VENIR A INTERCEDER durante la evangelización.

- SALIR A ANUNCIAR con nosotros el amor de Dios.