7 sept. 2011


Sobre la Oración con La Escritura y la Evangelización 
(del Curso de Oración 2010 de La Diócesis de Alcalá de Henares)


El verdadero misterio de La Palabra; que lo que está en Dios, los tesoros infinitos lleguen a estar en nosotros.

Si no participo de su corazón y estoy en sintonía con lo que piensa Dios entonces la Palabra no ha cumplido su tarea.

Los Evangelizadores tienen que participar del corazón de Dios, si no viven lo que Él vive no serán verdaderos Evangelizadores, dirán cosas sobre Dios pero no hablarán de Dios.

El Evangelizador tiene que ser amigo de Dios, está llamado a ser testigo, porque trata con Dios y se encuentra con Él y recibe de Él. De esta manera participa de lo que vive Dios y le arde el corazón por dentro.

Sin amistad con Dios no podemos ser transmisores de Dios





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.