4 dic. 2011

Crónica de Santos Juan y Pablo (San Fernando Henares)

 
CRÓNICA DE LA EVANGELIZACIÓN LA PARROQUIA DE SANTOS JUAN Y PABLO DE SAN FERNANDO DE HENARES (26-11-11)


Me gustaría empezar esta crónica agradeciendo, primero al Señor el que cuente con nosotros para esta gran tarea de ser sus “lazos de amor” para las personas que hay por la calle, y luego a todos los amigos de Santos Juan y Pablo, a los feligreses y al párroco, Alberto. En la parroquia vivieron con mucha alegría, decisión e ilusión la noche de misión y además nos hicieron experimentar a todos que su parroquia era un verdadero “hogar” donde todos nos sentimos como en casa.

Al principio parecía una misión difícil, hacía mucho frío, había poca gente por la calle, daba un poco de vergüenza el evangelizar en un barrio muy residencial en el que todos se conocen,  en fin…,  eran las cosas normales que te surgen antes de comenzar la misión, y que suelen ser signo de mucho fruto, pero El Espíritu Santo ya llevaba tiempo preparándonos para este momento y aunque no lo notásemos estábamos llenos de una fuerza misteriosa que nos llevó a todos a salir a la calle a anunciar el Reino de Dios.

Realmente fue una noche preciosa y muchas personas acogieron el mensaje de salvación que les llevábamos, justo salimos a la calle nada más terminar el partido de futbol, así que nos encontramos con muchos jóvenes que volvían a casa y muchos de ellos pasaron a la Iglesia, como decía Alberto, el párroco, “Pasad por el camino de la luz que os llevará con el Señor".


Hubo muchos testimonios de encuentros muy especiales como el de Raquel y David con la primera persona que se encontraron nada más salir a la calle, que en cuanto le hablaron de Dios la mujer se puso a llorar, estaba pasando una situación personal difícil y acogió con agradecimiento la invitación a la Iglesia, esta persona estaba sintiendo muy fuerte en el corazón la llamada de María a confesarse y ese día se sintió que la Iglesia salía a su encuentro para acogerla y llevarla a reconciliarse con Dios. 
 
“El Espíritu del Señor me acompaña, por cuanto que me ha unguido Yahvé. Me ha enviado a anunciar la buena nueva a los pobres, a vendar los corazones rotos, a pregonar a los cautivos la liberación y a los reclusos la libertad” (Is 61,  1) 

Raquel nos decía que sentía un gran amor por las personas que encontraba en la calle:
"Aunque no las conozco de nada me sale abrazarlas y consolarlas"
Y es que nuestra Iglesia es ante todo Madre, y al estar guiada por el gran amor de Madre de La Virgen María por todos nosotros sale a la calle y a través nuestro va a buscar a sus hijos para traerlos de nuevo a casa.

Al terminar Alberto no decía que esa noche se había sembrado mucho y que había que esperar a que germinase, nosotros os invitamos rezar por los frutos pensando en las personas que encontramos en San Fernando pero viéndolas no desde nosotros mismos sino pensando en como las ven desde el Cielo, desde un Cielo gozoso por su Iglesia Peregrina que va en busca de sus hijos perdidos.  

El Cielo, con la Virgen María y todos los Santos unido en Cristo hará que la semilla germine.


Misioneros en Santos Juan y Pablo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.